miércoles, 15 de junio de 2011

Tallar la luz: Anton Hirzinger en Buenos Aires

"El cristal es mi vida" define, sencillo y contundente, Anton Hirzinger, austríaco y diseñador de la firma Swarovski. La mente y el corazón detrás de esas piezas de luz tallada que derriten todo razonamiento y que, simplemente, queremos tener:











En un alto en su gira latinoamericana, Almacén de Glamour pudo entrevistar a este hombre de modos suaves que se transforma cuando habla de su pasión por el cristal. En el primer piso del Hotel Four Seasons, transformado en zoológico encantado por las delicadas creaciones de Anton, la vedette absoluta de la tarde fue Siku, la tierna osa polar mamá de dos hermosos cachorros que el diseñador imaginó para plasmar la emoción que los animales le inspiran. Y, también, para concientizar sobre la importancia de cuidar el medio ambiente. Como cada pieza de Swarovski, Siku demandó 2 años de trabajo, desde el primer boceto de Anton hasta su concreción final.Un mínimo error en el tallado invalida todo esfuerzo anterior:tan complejo y sutil es el diseño de estos pequeños milagros de cristal. En el caso de Siku, por ejemplo, el material se facetó de forma irregular para transmitir a la perfección la sensación de movimiento de la osa y los ositos.
Siku fue diseñada como pieza ícono exclusiva para los miembros de la Sociedad del Cristal Swarovski, club que cuenta con más de 360000 devotos alrededor del mundo. Para firmar la pieza a los socios argentinos, tras pasar por México y Brasil, llegó al país Anton Hirzinger, el hombre capaz de tallar la luz. El hombre que creció viendo a su padre y a su abuelo trabajar el cristal y hoy, en algún lugar del mundo-tal vez Florencia, la ciudad que más lo inspira- ya sueña las maravillas con que nos deslumbrará en los próximos años.






11 comentarios:

  1. Buen dia Lola!! ayer estube en una conferencia que tenia la marca...tengo un catalogo incrible con todas estas fotos y reportages,,,muy bueno!! beijosss

    ResponderEliminar
  2. Holaa Lola!. Cada vez que pasó por el local de Swarovski me quedo mirando hipnotizada todo lo que tienen. Aunque todavía no me compré nada (los precios me asustan un poco) algun dia me compraré una cadenita, aunque sea minima (en varias cuotas jaja)

    Besos!

    ResponderEliminar
  3. Yo queria ir a hacerle una nota o por lo menos cubrir la firma que iba a hacer de las obras del catalogo , pero fue un evento super cerrado !

    ResponderEliminar
  4. Impresionante los trabajos en cristal de Swarovski, los pajaritos son muy lindos!
    Me uno a los fans de este blog, besos :)

    ResponderEliminar
  5. Ahhhhhhhhhhhh, qé delicadeza todo! Hermoso post, y muy lindas creaciones, Lola!
    Muchos besotes y buen fidne, linda:>

    ResponderEliminar
  6. Hola
    Muy bonito y entretenido tu blog.
    Aquí te dejo la url del mío por si te interesa hacerle una visita.
    http://maquillaje-estetica-imagen.blogspot.com/
    Un saludo

    ResponderEliminar
  7. me parecen divinas las mini esculturas estas... a veces me pasa que no les encuentro utilidad mas que ser una pieza bonita., y creo que eso ya vale la pena para tenerlas!, me gusta mas el cristal transparente que de color! cuanque si puedira acceder a algo de ahi.. aceptaria cualquiera !! jajaja;besos!

    ResponderEliminar
  8. OOhhhh Lola yo tengo miedo de ir a comprar una cosita de estas y volverme adicta... con lo facilonga que soy... sería mi acabóse :P
    Igual es una belleza que algún día espero recibir de regalo...
    Besos!!!

    ResponderEliminar
  9. Amo Swarovski, pero mas para las joyas y las carteritas, que son para morirse. Y ni hablar de los vestidos bordados con sus cristales. No se si me compraria una miniatura de estas!

    xoxo

    que buen blog!

    ResponderEliminar
  10. Que lindo todo !!! increibles de hermosos !!!
    muy lindo post !!
    besos

    ResponderEliminar

 

Made by Lena